El debate de la coma


Como ya sabrán, el señor don Artur Mas insiste en ser presidente de la Generalidad de Cataluña y ya van dos debates de investidura que ha perdido, porque el anarconacionalismo le ha dicho que no, que no y que no. El señor Mas apenas se deja ver en público, pero cuando asoma aparece nervioso, alterado, con rostro malhumorado, pronosticando una difícil (que no imposible) reelección y este aire hosco, un pelín agresivo, de vanidades heridas y ambiciones frustradas, es el que ha provocado un debate subterráneo, que ha pasado desapercibido y que podría generar ríos de tinta a la que salga a la superficie. 

Puf...

Todos dicen que el señor Baños, que representaba al anarconacionalismo, respondió a las pretensiones del señor Mas con (cito) un no tranquilo. Cada uno interpreta un no tranquilo como quiere. Los más esperanzados, como un no que no es un no del todo, sino un no, pero sí. Los más escépticos, como un no rotundo, dicho en voz pausada y con la razón detrás, inamovible. Entre medio, un mundo de interpretaciones sobre la tranquilidad del no. Pero...

Siempre hay un pero. Tal y como fue el debate, tal y como fue la respuesta, tal y como estaban los nervios del señor Mas, cabe la posibilidad de que el señor Baños dijera en verdad un no, tranquilo y no un no tranquilo, y ¡cuidado con la diferencia! Porque un no, tranquilo, viene con guasa y apela a la tranquilidad (ausente) del señor Mas, que se muestra impaciente e inquieto. ¡Tranquilo! vienen a decirle antes de anunciarle el no. Esta posibilidad basada en un signo de puntuación también admite muchas interpretaciones. Los más esperanzados dirán que esa apelación a la tranquilidad del señor Mas es el cimiento de futuros acuerdos, pero los más escépticos responderán diciendo que no, que todo lo contrario, que es una burla. ¡Qué sé yo!

No, y ya van dos veces que no.

La verdad es que tal y como fue todo tanto pudo ser un no tranquilo como un no, tranquilo. La primera transcripción de las palabras del señor Baños es la más aceptada, pero la segunda no es imposible y va ganando adeptos. Ahí dejo el intríngulis y que cada uno piense lo que quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada