La gran fuga del abuelo



Imagínense a un niño que adora a su abuelo, aunque su abuelo comienza a mostrar los efectos de una demencia senil. No recuerda el nombre de su querido nieto y a veces se olvida de quién es, por ejemplo, y cree que la residencia donde vive es... ¡un campo de prisioneros de la Luftwaffe! Porque el abuelo en cuestión había sido piloto de la RAF, uno de los pocos que vencieron en la desesperada Batalla de Inglaterra. Ahora cree que vuelve a vivir esos tiempos de antaño y con la ayuda de su nieto pretende escapar de los alemanes y volver a pilotar su Spitfire.

Éste es el argumento de La gran fuga del abuelo, un cuento (yo mejor diría una novela infantil) escrito por David Walliams y que en España edita Montena. No suelo comentar esta clase de libros, pero en este caso haré una excepción porque es el primero que ha leído mi sobrino Cissé por propia iniciativa... ¡y le ha encantado! 

Había leído cuentos, sus padres procuran leerle algo cada día y le animan a leer constantemente, pero este libro ha sido especial. No sólo se ha sentido fascinado por la historia, sino que ha comenzado a investigar por su cuenta. Yo mismo le he buscado películas en internet como ésta, para que viera qué es un Spitfire y cómo vuela.


No contento con esto, partiendo de la documentación y la información que ha conseguido, ha procedido a construir su propio Spitfire. Su hermana se ha sumado a la fiesta. Es más pequeñita y en vez de pintar sus aviones mimetizados y con las insignias y distintivos de la RAF, los ha pintado de colorines, y podrían pasar perfectamente como aviones de entrenamiento.

Aquí tienen el resultado:

La escuadrilla Soravilla.

Luego he sabido del gran éxito que ha tenido este libro, y de lo bien valorado que está por muchos lectores. En mi opinión, es un libro que merece todos los elogios, aunque ya sé que no soy precisamente neutral, en este caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario