¿La idiotez es contagiosa?


A la izquierda, Seif Eldin Mustafá.
A la derecha, Ben Innes.

Dicen que uno, presa del pánico, es capaz de hacer las cosas más increíbles. Tan pronto se aproxima una muerte imprevista, va uno y comete locuras. Será o no será verdad, pero valga como prueba la fotografía que se hizo Ben Innes, un inglés, con Seif Eldin Mustafá, un caballero egipcio. 

Fue en un avión de Egypt Air. El señor Innes pidió permiso al egipcio para retratarse junto a él y pidio a una de las azafatas del avión que les hiciera una fotografía. Es la que encabeza este apunte. Satisfecho el capricho, el señor Innes envió la fotografía por guasap (se escriba como se escriba) a todos sus amigos y hoy aparece en casi todos los periódicos. Porque tiene tela.

Tiene tela porque el tal Seif Eldin Mustafá lleva lo que parece un cinturón explosivo y subió al avión en El Cairo amenazando al personal con hacerlo saltar todo por los aires. El vuelo MS181 así amenazado se desvió de su ruta y aterrizó en Chipre. En el momento en que el señor Innes se hizo la fotografía, se cernía sobre todos los pasajeros la amenaza de una muerte horrible.

A Dios gracias, la bomba era falsa y el tal Seif Eldin Mustafá cometía semejante tropelía para llamar la atención de su señora, que lo dejó plantado en Egipto y que ahora vive en Chipre, felizmente separada de él. Eso dicen. El jefe de la policía chipriota resumió todo el asunto con magistral concisión: No era un terrorista, era un idiota

La fotografía en cuestión nos deja muchas preguntas pendientes de respuesta. Una de ellas es saber si la idiotez es contagiosa. Me da que en algunas circunstancias lo es. Pero no podría asegurarlo. Es posible que el señor Innes la trajera puesta de casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada