El episodio de la pistola de James Bond


Advertencia: Éste es un artículo friqui. Quedan avisados.

Ian Fleming escribió doce novelas y algunos cuentos donde aparecía su personaje más famoso, James Bond. El señor Bond es un espía doble cero. Más concretamente, es el agente 007 y tiene licencia para matar (eso significa el doble cero). El señor Bond de las novelas nació en Zurich hacia 1920, de padre escocés y madre suiza, fuma sesenta cigarrillos al día, bebe como un cosaco, conduce un Bentley y es comandante de la Royal Navy, aunque trabaje en el Servicio Secreto. Las novelas de Fleming se vendieron como rosquillas, pero fue el salto al cine el que llevó a Bond, James Bond, a la fama. Y es entonces cuando se produce el episodio de la pistola de James Bond.

Sean Connery empuñando una Walter PP, cuando protagonizó Dr. No.

¿Cuál es la pistola de James Bond? Es tan famosa que mucha gente conoce la respuesta. Es la Walter PPK. Lo de PPK quiere decir Pistol Polizei Kurtz, o pistola de policía corta, porque la Walter fabricaba entonces (y creo que sigue fabricando) la PP, con el cañón más largo. En las últimas películas de James Bond, la Walter PPK que lleva encima es del calibre 9 mm corto (que los americanos llaman .380 ACP o Browning). Pero en la película Dr. No, la primera de la saga, protagonizada por Sean Connery, es una Walter PPK de calibre 7,65 mm (o .32 ACP o Browning), y se la entregan en una de las primeras escenas.

La primera película de la saga.

Aquí comienza el episodio de la pistola de James Bond, que no tiene desperdicio. Tanto en las novelas como en la película, el arma que llevaba encima James Bond hasta ese momento era una Beretta de calibre 6,35 mm (o .25 Browning) con silenciador. Según Fleming, un día la llevaba bajo la chaqueta con el silenciador puesto y al sacarla se le enredó en la ropa. La consecuencia es que no pudo sacarla a tiempo y casi nos matan a 007. De vuelta al trabajo, recuperado de sus heridas, le quieren cambiar la Beretta por la Walter PPK. En la película reproducen el diálogo de la novela, éste:

Elogiando las virtudes de la Walter PPK, pero empuñando una Walter PP.

Comandante Boothroyd (armero): Es bonita y ligera... para el bolso de una dama. No tiene potencia.
M: ¿Algún comentario, 007?
James Bond: No estoy de acuerdo, señor. He usado la Beretta durante diez años y todavía no ho fallado un tiro con ella.
M: Puede que no, pero se encasquilló en su último trabajo y por eso pasó seis meses en el hospital. Si lleva usted el doble cero, significa que tiene licencia para matar, ¡no para que le maten! De ahora en adelante, llevará otra arma. Enséñesela, comandante.
Comandante Boothroyd: Walter PPK, 7,65 mm, golpea tan fuerte como un ladrillo que atraviesa una ventana. Lleva un silenciador Brausch que apenas reduce la velocidad del proyectil. La CIA la prefiere.
(Nota: La traducción del diálogo es mía.)



Arriba, Bond entrega su Beretta a M.
En medio, la Beretta de 6,35 mm que empleaba James Bond en las novelas.
Abajo, la que sale en la película, la Beretta 34 de 9 mm corto.

Entonces, el comandante Boothroyd entrega a James Bond (en la película) una Walter PP de 9 mm corto, no una Walter PPK de 7,65 mm. Peor me lo ponen cuando James Bond entrega su Beretta a M, porque no entrega una Beretta de 6,35 mm, sino una Beretta 34 de 9 mm corto, que luego intenta llevarse a escondidas. Vamos, que no aciertan una.

Bond (Connery) llevará encima durante toda la película la Walter PP, no la PPK que le corresponde. De hecho, no sale una sola Walter PPK en toda la película. (Eso tiene una explicación, pues la Walter PP era la pistola de la Policía Metropolitana de Londres desde 1961 y era la Walter que los productores de la película tenían a mano. No se les ocurrió comprar una PPK.)

James Bond fumando un cigarrillo y empuñando una FN M1910 de 7,65 mm con un silenciador falso.

Luego la cosa se complica. Bond tenía que ejecutar al profesor Dent con un silenciador, pero la Walter que empleaban en la película no tenía el cañón roscado y no admitía ninguno. ¿Qué hicieron entonces? En la escena donde Bond recibe al profesor Dent y acaba matándolo, Sean Connery empuña una FN Browning M1910 (la misma pistola que provocó la Gran Guerra) de 7,65 mm, y no acaba ahí la cosa, porque el silenciador era de mentira.

A la izquierda, Bond dispara con una Walter PP.
A la derecha, se le ha convertido en un Colt M1911 A1.

Es curioso, pero en Dr. No, Bond (Sean Connery) nunca empleará la pistola que en verdad le toca emplear. Después del asunto del silenciador, en la escena de la playa, cuando desembarcan de noche y se les aparece un dragón (en verdad, un cacharro con un lanzallamas), Bond dispara contra eso con un Colt M1911 A1, del calibre .45. Un pistolón que nada tiene que ver con la Walter PPK, ni en tamaño ni en calibre.

Pero ¿qué importa? La película fue un éxito y Sean Connery se convirtió en el agente 007 por antonomasia. En las siguientes películas ya le dieron una Walter PPK, por si acaso. 

La Walter PP que empleó Sean Connery en Dr. No.

La Walter PP que se empleó en Dr. No se vendió en una subasta de Christie's el 5 de diciembre de 2006 por algo más de 100.000 dólares americanos. La pistola tenía el número de serie 19174A y había sido proporcionada por un armero de Londres, Bapty. Se vendió inutilizada (para evitar que disparase), cumpliendo las leyes británicas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada