Antifraude: la familia y algo más


Propuesta de nuevo logotipo de la OAC.

Hoy publica el diario electrónico okdiario.com una noticia que es la guinda del pastel de los turbios tejemanejes que se cuecen en la OAC (Oficina Antifraude de Cataluña). Se refieren a su nueva directora (suplente y provisional), pero tienen su miga y he de reconocer que me han sorprendido. ¡No me lo esperaba! Al final de este apunte van los enlaces más interesantes, directos a la noticia.

Lo cierto es que hay tanto de qué hablar que uno no sabe por dónde empezar. 

De entrada, uno se pregunta por qué la señora Masià, cuando trabajó antes que ahora en la OAC, redactó las conclusiones de la comisión del Parlamento de Cataluña que estudió el llamado caso Palau. Llamó mucho más la atención que ese informe dijera que no era posible afirmar ni negar que CDC se hubiera beneficiado de comisiones a través de los chanchullos del señor Millet. ¡Vamos! Sostener esto en voz alta, hoy en día... ¡Hay que estar vendido! Poco después de hacerse público este decepcionante informe, el juez decretaba el embargo de la sede de CDC. 

Cubierta de gloria, escogida por el señor Puig, entonces consejero del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, se puso a dirigir el ICAEN (Instituto Catalán de Energía). Una abogada que no sabía distinguir un kilovatio de un kilovoltio ni una central térmica de una cafetera se ponía al frente del ICAEN. ¡Señor...! 

La señora Masià, en un huerto solar.

A partir de entonces, se sucedieron algunas decisiones un tanto extrañas, vamos a llamarlas así. Mientras echaba a la calle a una decena de trabajadores, contrataba a un amigo de Pujol y Prenafeta, el señor Calmet, con un coste equivalente al de dos o tres de los trabajadores despedidos. El chaval tenía setenta años, era cónsul honorario de Albania y todavía no sabemos qué trabajo hizo para el ICAEN, si es que hizo alguno, porque apenas aparecía por las oficinas y participaba en actos que nada tenían que ver con el ICAEN en horario de trabajo ¡y sin pedir permiso! Brillante. 

El paso de la señora Masià por el ICAEN fue breve, pero dejó un notable mal recuerdo. Dejó sin trabajo a una tercera parte de la plantilla y su gestión fue caótica y nefasta. Demostró en público y en privado no tener ni idea del sector energético, en el que se mueve el ICAEN (busquen las grabaciones de sus intervenciones en comisión parlamentaria y compruébenlo ustedes mismos). Contrató a dedo a asesores por mera relación de amistad, que cobraban un pastón, mientras limpiaba el ICAEN del personal sobrante, a discreción y sin criterio. Contrató a empresas directamente relacionadas con los barones de CDC, con la familia o con casos de corrupción. Ahora sabemos, además, que contrató a Efial y CGI (metidas de lleno en la llamada trama del 3%) a través del ICAEN y de la sociedad participada por el ICAEN Efiensa (Eficiencia Energética, SA). Etcétera, etcétera. Por no hablar de muchas dietas que cobró por asistir a consejos de administración a los que acudía... sin moverse de la oficina. En El cuaderno de Luis, buscando buscando, sale alguna de ellas.

Ah, que no se nos olvide: concedió una subvención a los cómplices de Oriol Pujol en el caso ITV. ¿Hizo más?

La señora Masià aparece en las grabaciones del caso. Los delincuentes pretendían obtener de ella los favores necesarios para extender las ITV a las inspecciones energéticas de edificios, además de pedir (y obtener) información privilegiada. En todas estas grabaciones, la señora Masià aparecía dispuesta a colaborar. De hecho, la subvención que concedió a la trama ITV la otorgó ella personalmente, pasando por encima del criterio de los técnicos a su cargo. Es divertido señalar que los cómplices de Oriol Pujol no pudieron cobrar esa subvención porque la señora Masià (a las dichas grabaciones me remito) desconocía completamente el procedimiento de solicitud y pago de subvenciones... que ella misma había autorizado. Eso da una buena idea de quién es y cómo trabaja.

Es una lástima que el caso ITV se cerrara en falso. Una filtración de la investigación por casos de corrupción relacionada con el ministro socialista Blanco disparó las primeras alarmas. Tuvieron que cerrar el caso deprisa y corriendo y la ambición de los investigadores se frustró. A quien sepa de qué va el percal le consta que, de haber dejado un poco más de cuerda a Oriol Pujol y compañía, hoy la señora Masià quizá no se vería libre de las molestias de la justicia.

Muchos chanchullos después, el señor Gordó, implicado en una conjura para derrocar a Mas del poder en CDC (a decir del señor De Alfonso en sus conversaciones con el ministro Fernández, junto con Isidre Fainé, de La Caixa, y otros empresarios), el señor Gordó, decía, consejero del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, pidió al señor De Alfonso que escogiera a la señora Masià como directora adjunta de la OAC. Así, porque sí. 

Como reconoció en sede parlamentaria en su día, el señor De Alfonso ni se leyó el currículum de la señora Masià. A sus órdenes, le dijo al señor Gordó, y la contrató. Ni independencia del poder político ni hostias. Aquí De Alfonso poniendo a una amiga de un amigo, por razones que él sabrá. Esa elección fue seriamente cuestionada en sede parlamentaria, pero los votos de CiU y del PSC (manda huevos) la pusieron de número dos de la OAC. Gracias, PSC. De CDC lo esperaba, pero de vosotros... Quizá también, seamos realistas.

Ahora ha caído De Alfonso porque la grabación de éste charlando con un ministro pone los pelos de punta. La señora Masià hereda el cotarro. Su segundo paso por la OAC, ahora como directora adjunta, culmina con su dirección provisional, pero tal y como anda la política en Cataluña, esta provisionalidad durará mucho tiempo. Malas noticias para los catalanes, pero un sueldazo que cualquier catalán querría para sí.

En esta segunda fase en la OAC, la señora Masià también ha cobrado dietas por viajes que uno cuestiona abiertamente. Oírla hablar de la OAC en China, en su inglés, y decir lo que decía... En fin... ¡Busquen en YouTube! 

La OAC, en estos últimos cuatro años, sólo ha elevado veinticinco casos a la Fiscalía. Ésta ha rechazado diecinueve y el juez, uno más. ¡Qué éxito! A decir de los funcionarios de la Fiscalía, no se puede presentar un caso con paginas impresas de lo que dice alguien en internet y fotocopias de una ley que el fiscal ya conoce. En 2015, con la señora Masià como directora adjunta, sólo se presentó un caso... ¡Un caso! ¡Con la que está cayendo! 

El reinado de De Alfonso y el virreinato de Masià es un período de inoperancia, ineficacia y grandes sueldos y dietas para los cinco altos cargos de la OAC. Su personal, me consta, está hasta los cojones de esta señora en particular y de la tropa que les gobierna en general, y perdón por la manera de decirlo. Cuando De Alfonso, pillado en falta por eso del ministro, preguntó si tenía que dimitir, la señora Masià le dijo que toda la OAC le rogaba que no lo hiciera. Tal cual. A los pocos minutos, los trabajadores de la OAC remitían un comunicado al Parlamento de Cataluña negando haber dicho nada. No diré más.

Jordi Puig, novio de la señora Masià, hermano de Felip Puig y socio de Jordi Pujol Ferrusola, Júnior. 
¡Todo queda en familia!

Ahora, como he dicho al principio, la guinda del pastel. Es un asunto particular, me dirá alguno, pero en este caso merece publicidad. La pareja sentimental (eufemismo) de la señora Masià es, hoy mismo, Jordi Puig, un hermano del antiguo consejero Felip Puig (quien la sacó de la OAC y la puso a destrozar el ICAEN en agradecimiento por el informe del caso Palau). Pero ¡qué hermano! Es el hermano que comparte negocios con un activo, hoy mismo, de 32 millones de euros con su socio y amigo (agárrense) Jordi Pujol Ferrusola, o Júnior, para sus amigos. 

Jordi Pujol Ferrusola, Júnior, ante una comisión que preguntaba por eso de las comisiones.

La señora Masià comparte lecho e intereses con quien es uno de los elementos más llamativos de la red (iba a añadir criminal) de la familia Pujol. De ahí su buena relación con Oriol Pujol, con el cónsul honorario de Albania (íntimo de Pujol padre y del señor Prenafeta), con el antes consejero Puig, con el señor Gordó... Háganse ustedes a la idea de lo que estamos hablando.

Si me preguntasen quién filtró las grabaciones de las conversaciones entre el ministro y el señor De Alfonso, que parece ser que grabó el teléfono móvil de éste, si me preguntan eso, digo... Mitad en serio, mitad en broma, respondería que fue... No diré más, porque entonces la liaríamos parda. 

Pero ¡vaya! ¡Cómo está el patio!

Sobre la relación íntima entre la directora de antifraude y el socio de Jordi Pujol Ferrusola,
Sobre la relación del ICAEN (cuando Masià era directora del mismo) y las consultoras Efial y CGI, protagonistas de parte del caso 3%,
Sobre los negocios compartidos entre Jordi Pujol Ferrusola y la pareja de la actual directora (provisional) de la OAC,
La opinión de okdiario.com sobre la dirección de la OAC por Maite Masià,
Una anécdota de su paso por el ICAEN, una sola,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada