Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado


Maya Angelou.

Maya nació mujer, pobre y negra en el peor momento y el peor lugar, en el campo del Sur de los EE.UU. justo después de la Gran Depresión. Vivió la humillación y la discriminación, el abuso y el maltrato, por esas tres condiciones, pero no se sabe de dónde sacó fuerzas para seguir adelante y defender la dignidad humana justo ahí donde había estado ausente por culpa de los prejuicios, la estupidez y la violencia. 


Maya Angelou (de nacimiento Marguerite Annie Johnson) nació en San Luis, en 1928, y murió en Winston-Salem en 2014. En su vida tuvo que hacer de todo para sobrevivir y no lo tuvo fácil, pero al final triunfó en un mundo inesperado y difícil, el del arte. Fue bailarina, cantante y finalmente escritora. Su obra autobiográfica I Know Why the Caged Bird Sings (1969), que acabo de leer traducida por Carlos Manzano y publicada por Libros del Asteroide (Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, 2016) la llevó a la fama literaria que, a decir de muchos que saben más que yo, merecía sobradamente.

Es un libro impresionante. No hay mejor adjetivo para definirlo. Está cargada de escenas que ponen los pelos de punta, que emocionan, que irritan, que te hacen sonreír, también, que te explican cómo era de injusta y triste la vida de un negro en una zona rural del Sur de los EE.UU., pero también cómo, en medio de tantas adversidades, la dignidad lucha por prevalecer. 

Uno no puede sino hablar con entusiasmo de este libro, por lo mucho que dice y por cómo lo dice. El cómo es magnífico. La autora mantiene la distancia con la narradora, que ofrece su propia visión del mundo con simplicidad, sencillez, eficiencia y efectividad. Es un ejercicio de estilo más que notable y el resultado es extraordinariamente bueno. Parece fácil, se dirá, pero muestra un dominio de los recursos de un escritor que muchos que se llaman a sí mismos escritores (y tienen éxito) no tendrán jamás.

Lean Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado. Léanlo. Merece la pena. Nos descubre perspectivas personales, políticas y literarias que explorar y lo hace magníficamente bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada