El Dragón Rojo


Hay escritores que no serán grandes literatos, pero que dan con un personaje que cobra vida propia. Uno de esos personajes, uno que, además, me interesa especialmente, es el doctor Hannibal Lecter, que saltó de los best-sellers de Thomas Harris a las pantallas del cine y ahora también de la televisión. Este salto ha convertido al simpático doctor en un Anthony Hopkins que ganó un Oscar por su mayúscula interpretación en El silencio de los corderos. En otra de las películas (menor que la primera) dice una frase memorable: Su mujer está para comérsela. Uf, qué miedo.

La edición de bolsillo que he leído.
La portada, recordando que ahora la pasan por televisión.
¡Puro márquetin!

En El Dragón Rojo (The Red Dragon), que fue escrita en 1981, el doctor Hannibal Lecter hace su primera aparición en público. Es un psiquiatra condenado de por vida al Hospital Psiquiátrico Forense de Baltimore por haber asesinado a unas cuantas personas y haberse comido algunas de sus partes. Es un tipo culto, amable, inteligentísimo... bajito y con bigote. ¡Lo que hace el cine!

El Dragón Rojo es una obra recomendable para pasar el rato con intrigas policíacas y un tanto terroríficas. Es un best-seller escrito con mucho oficio. No todo han de ser sesudas obras literarias en la vida mortal de un lector, caramba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada