La Agencia Tributaria donde no tributa nadie


Leo en La Vanguardia que la Agencia Tributaria de Cataluña ha recaudado este año más dinero que el año pasado. No sé si recaudar es el verbo correcto. Quien paga a Hacienda (la española) deposita el dinero en la agencia catalana y la agencia catalana hace como esos gestores que pagan por nosotros. Es un eslabón más, costoso e inútil, en la cadena de pagos a Hacienda, aunque el procesionismo catalán pretende gastarse una millonada en esta estructura de Estado, como la llaman. El alquiler anual de sus oficinas centrales será de seis millones de euros al año y si ahora cuentan con 53 oficinas (en su mayor parte, compartidas con otros entes públicos), quiere contar en breve con 142 y multiplicar su personal.

La recién estrenada sede de la Agencia Tributaria de Cataluña, en la Zona Franca de Barcelona. La agencia se gastará 140.000 euros al año en autobuses para que los trabajadores puedan ir a trabajar a una oficina que está lejos de todas partes.

Justifican el gasto sosteniendo que han aumentado los ingresos. En 2013, su primer año de funcionamiento, recaudó 7 millones de euros. El año pasado, 18 millones. Echen cuentas y resten el alquiler de la sede (6 millones), los costes ordinarios y extraordinarios mobiliarios e inmobiliarios y los costes de personal, por ejemplo. Ahora mismo, pierde dinero a espuertas. ¿Lo llegará a ganar algún día? Chi lo sà! Ojalá. La gestión y el cobro de los impuestos en Cataluña está muy por debajo de la que se hace en otras Comunidades Autónomas, y no lo digo yo, sino el actual consejero de Economía, don Oriol Junqueras.

¿Quién paga a Hacienda a través de la Agencia Tributaria de Cataluña? 

Los ayuntamientos y entes locales que se apunten a ello, por ejemplo. En 2013 fueron 63; en 2014, 80; el año pasado, 104. No está mal para un país con más de 940 ayuntamientos. 

También pagan a través de esta agencia personas físicas y jurídicas. Entre estas últimas, empresas y entes públicos o privados. En 2013, fueron 473 personas; en 2014, 222; el año pasado, 178. Como dijo uno, un claro incremento negativo de las personas (físicas y jurídicas) que se fían de la gestión de la Agencia Tributaria de Cataluña. 

A poco que uno eche cuentas o remueva las declaraciones de la renta, comprobará hasta qué punto los impulsores del procesionismo y las estructuras de Estado se fían de la Agencia Tributaria de Cataluña. Tomen nota.

Por ejemplo, la Asamblea Nacional Catalana dice que tiene poco más de 37.000 socios con derecho a voto en la elección de su presidente. Otro tanto, Òmnium Cultural. 698 ayuntamientos catalanes tienen una mayoría procesionista y un alcalde de CiU, ERC o la CUP, a los que sumar consejos comarcales y demás entes locales. Trabajan en la agencia más de 178 personas, puestos a contar. Juntos por el Sí y la CUP suman 72 diputados, todos ellos obligados a pagar a Hacienda. Sumen directores y secretarios generales, asesores y altos cargos de la Generalidad de Cataluña, hasta más o menos 3.000 en número. Me da que casi todos ellos prescinden del concurso de la Agencia Tributaria de Cataluña y prefieren ir sobre seguro (y alguno de ellos prefiere ir a Andorra). 

Como suele decirse, ¡con el dinero no se juega!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada