Se nos ha echado encima

Así, sin más, se ha presentado 2011 en la puerta, pidiendo paso e instalándose en el salón. Buenas, que soy el nuevo año, ha dicho, y se ha quedado allá en medio, gastando una sonrisa suficiente y el aire de quien viene para quedarse una buena temporada. La gente del cotillón ha quedado un tanto consternada, porque no esperaban que fuera así, pero tendremos que acostumbrarnos a él.

Ojalá que sea bueno, que nos traiga felicidad y ventura, y que todos podamos contarlo con una sonrisa en la boca. Queridos lectores, FELIZ AÑO 2011.
.
Nota: El título de la primera versión de este artículo era Se nos ha hechado encima. ¡Horror! Les ruego que disculpen las molestias, que esto pasa en cualquier familia. Pero, por Dios, ¡qué manera de comenzar el año!

2 comentarios:

  1. ¡¡ Aaaarghhhh !!

    Qué daño a los ojos, Lluís. ¿Se nos ha "hechado" del verbo "echar"?

    (Te la disculpamos en consideración a los gintonics de anoche)

    ResponderEliminar
  2. AAAGH...

    Horror, y del grande. Pavor. Pues ¡empezamos bien el año! Gracias por el aviso, y ahora mismo ponemos remedio al tremendo error.

    ¿En qué estaría yo pensando...?

    ResponderEliminar