Los pedetes


El nombre con el que bautizar a la antigua CDC (Convergència para los amigos) trajo mucha cola. De hecho, hasta hace un par de días el nuevo partido (ejem) no ha tenido nombre. 

Ya es mala puntería escoger el nombre ocupado por uno de tus socios de gobierno.
El texto del tuit dice: Pedimos a dirección congresual de la antigua CDC q(ue) informe a los congresistas sobre conflicto nombre Partido Demócrata CAT
No hicieron ni caso y pasó lo que pasó.

Los mismos, mismamente reunidos alrededor de lo mismo para lo mismo no querían el mismo nombre que definía su mismidad y se pusieron a escoger un nuevo nombre para nombrarse a sí mismos, empresa que ocasionó varias situaciones de esperpento y ridículo que pudieron haberse evitado. Porque los publicistas contratados por ellos mismos escogieron dos mierdas de nombre (perdón) que los mismos militantes abuchearon, y luego, a instancias de los mismos, acabaron escogiendo el nombre de un partido que ya existía... Por cierto, de un partido que era el socio de estos mismos en su coalición de gobierno, Juntos por el Sí y por lo mismo, añado.

En Europa ya existe un Partido Demócrata Europeo que Pasqual Maragall ayudó a crear mediante el Partido Catalán Europeo cuando dejó de ser socialista. Está relativamente afianzado en Francia e Italia.

Al final, después de muchos bochornos que disimulan como pueden con malas excusas que sólo engañan a los mismos que creen en lo mismo que ellos mismos quieren que crean, después de todo eso, decía, se ha impuesto que Convergència Democràtica de Catalunya (Convergencia Democrática de Cataluña, por si algún lector es de allende las fronteras de esta casa de locos) se convierta en, ¡atención!, Partido Demócrata Europeo de Cataluña... o Partido Demócrata Europeo Catalán, que es lo mismo, aunque los antiguos convergentes prefieren el sustantivo al adjetivo, porque impone más mentar a Dios que dejarlo al margen. Unos dicen que se escribe PDECAT y otros PEDECAT.

El problema de las similitudes no es exclusivo de la antigua CDC.
El logotipo del PP se parece demasiado al de los demócratas del Parlamento Europeo.

El nombre causa impresión, no me digan que no, aunque está pillado por los pelos, porque ya existen partidos con nombres parecidos. Pero también es un nombre hueco, como su mismidad neoliberal y ensimismada. Lo peor es que el nombre tiene un serio inconveniente. Si los antiguos socios de CDC eran convergentes, los del PEDECAT ¿qué son? 


El diseñador de los antiguos convergentes viaja en Vueling. Seguro.

Ellos mismos se llaman a sí mismos demócratas, pero ¡coño! Se supone que demócratas somos todos y esa apropiación me parece indebida. Si hubieran dicho liberales... ¿No están en el Grupo Liberal Europeo (perdón, en la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos, ALDE)? Como Ciudadanos, UPyD y el PNV, ahora que pienso. Además, lo correcto sería decir la verdad, que el PEDECAT es nacionalista y neoliberal, pero lo de nombrar al emperador desnudo en público no es agradable.

Total, en resumen, no le demos más vueltas... Los militantes del PEDECAT serán los pedetes

Seguro.

P.S.: Me dicen que los pedetes (latinajo) forman un género de roedor anomaluromorfo de la familia Pedetidae. Viven en África y suelen llamarse liebres saltadoras, aunque no tengan parentesco con las liebres. 

Un pedete. 
Los antiguos convergentes ya tienen mascota.

Contrariamente a lo que se dice por ahí, no se llaman pedetes porque se tiran pedos, sino porque tienen los pies muy grandes. Que quede constancia de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada