Novela de ajedrez



Stefan Zweig escribió mucho. Algunas cosas que escribió fueron magníficas y dignas del mayor reconocimiento. Otras, vaya la verdad por delante, no lo fueron tanto. Pero en todas puede encontrarse el rastro de un Zweig apasionado y genial y recomendar un libro de Zweig suele ser un buen consejo. 

En este caso, bajo mi gusto y percepción, la Novela de ajedrez no es una de sus mejores obras, pero sí una obra muy original y con algunas páginas de primera categoría. Se recomienda leerla sin temor, incluso se anima a leerla. Si usted es receloso, anímese, que no es muy larga. Si usted es selectivo y picajoso con la literatura, tranquilo, que algunas de las páginas de la novela, repito, son muy buenas.

Es una historia en apariencia simple. En una travesía transatlántica viaja un maestro del ajedrez, imbatible, Mirko Czentovicz. Dejando a un lado su maestría en el juego, es un tipo bastante miserable. Pero también viaja un tal señor B. que resulta ser un genio del ajedrez capaz de plantar cara al jugador profesional, pero que permanece en el anonimato y no quiere ni tocar un tablero de ajedrez. ¿Por qué? ¡No voy a contarlo todo! El lector verá por qué y cómo, pero Czentovicz y B. acabarán enfrentándose y ésa es la historia. No toda, naturalmente, porque Zweig nos cuela la biografía de uno y de otro y es ahí donde... ¡No diré más! ¡A leer!

Una nota sobre el autor que interesará a cualquier lector. Zweig era judío, escritor e intelectual y tuvo que exiliarse por la fuerza, huyendo del nacionalismo alemán, que no soportaba que alguien pensara libremente y por su cuenta y encima fuera judío. Escribió esta obra en 1941 y unos meses después se suicidó, desesperado por ver a los nazis victoriosos en Europa y no pudiendo vislumbrar su fin. Eso les dará pistas sobre lo que sucede en el libro y les dará una nueva perspectiva sobre el texto. Fue su última novela y se publicó póstumamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada