El casco de Pericles


Se han dicho muchas cosas del gran Pericles, el líder ateniense. Que engrandeció y embelleció Atenas, que bajo su batuta Atenas llegó al cénit de su poder, que protegió a Fidias, el escultor y arquitecto, y que Fidias, a cambio, le procuraba mujeres. También se le acusa de haber metido a Atenas en la Guerra del Peloponeso, mal asunto.

No nos meteremos en política, sino en una cuestión artística. ¿Por qué Pericles se representa siempre con un casco corintiio en la cocorota? Suele ser una copia del busto original de Kresiles, pero es cierto, siempre va con el casco puesto.

Plutarco nos dice que Pericles era cabezón y que los atenienses le llamaban Pericles Esquinocéfalo. ¡Qué mala leche!

Esquinocéfalo viene de schinon, el nombre que le daban a la cebolla marina, a la que no tengo el gusto de conocer personalmente. Pericles, Cabeza de Cebolla... Plutarco afirma que los escultores representaron siempre a Pericles con casco para que su cabeza esquinocéfala no fuera objeto de mofa o escarnio.

Lamentablemente, los historiadores del arte siempre están ahí para chafarnos la guitarra y quitarnos de encima el gusto por la anécdota. Dicen que el alargamiento de la cabeza en las esculturas del siglo V aC es normal, más que nada para poder esculpir el casco, pero yo, qué quieren que les diga, prefiero la versión de Plutarco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario