El tren del miedo de Barcelona


Fotografía publicada por El País.

En cualquier parque de atracciones que se precie existe el tren del miedo. Pasea a sus pasajeros por unos paisajes de cartón piedra en los que asoman autómatas disfrazados de fantasmas, monstruos o qué sé yo, que dicen Uuuh, Aaah y cosas parecidas. En su versión cutre pueblerina, don Ceferino se disfraza de bruja y se lía a escobazos con los pasajeros del tren.

En Barcelona no hemos llegado a tanto, pero todo se andará. Ya que hacemos de Barcelona un parque de atracciones (que ahora llaman temático), pongamos un tren del miedo. Ése será el que pasa por la estación de Plaza Catalunya de los Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (FGC). 

El 19 y 23 de julio, el 1 de agosto y ahora el 5 de septiembre, exactamente en el mismo sitio cada vez, han descarrilado convoyes de pasajeros. ¡Qué susto!

Nadie sabe por qué se descarrilan los trenes en ese cambio de agujas, justo cuando el tren entra en la estación. ¡Que ya van cuatro veces este verano! 

A Dios gracias, el tren va despacito en ese tramo y los pasajeros no se han hecho daño (por ahora). Eso sí, han tenido que abandonar el tren, caminar por las vías hasta el andén y preguntarse por dónde anda don Ceferino, disfrazado de bruja.

2 comentarios:

  1. La culpa es d'Espanya

    ResponderEliminar
  2. No creo que sea de España. Será del cambio de agujas, digo yo.

    ResponderEliminar