Qué hacer con la tumba de Franco (propuestas)

La monumental Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, conocida simplemente como Valle de los Caídos, se inició en 1940 y se dio por acabada en 1958. Preside el valle de Cuelgamuros (es decir, no está en el valle, sino en lo más alto) y es obra de los arquitectos Pedro Muguruza y Diego Méndez, su discípulo. La cruz que preside el monumento es la escultura más alta del mundo (152 m) y se ve a cuarenta kilómetros de distancia. La cripta es impresionante, pues está excavada en la roca (se extrajeron 200.000 metros cúbicos de piedra) y mide 262 metros de largo, un poquito (apenas un poquito) menos que la Basílica de San Pedro en Vaticano, Roma. No excavaron más por aquello de no ser más papistas que el papa, pero a punto estuvieron. Les contuvo la superstición. A la orden de Franco, la orden de San Benito (los benedictinos) se hizo cargo de la custodia de la basílica (como tal la reconoció el papa Juan XXIII) y administra el monasterio.

En la cripta yacen los cuerpos de 33.872 combatientes de la Guerra Civil, de uno y otro bando. Se conoce la identidad de aproximadamente la mitad de los finados, gracias a los archivos de la abadía. Pero muchos proceden de las fosas comunes de principales campos de batalla, como Brunete o Gandesa, y no hay más noticia de su posible identidad que la sospecha de los familiares y de algunos historiadores. Se han documentado centenares de casos de combatientes allá enterrados sin el permiso de sus familiares (en su mayoría, republicanos).

Pero los protagonistas del cementerio son, sin duda, José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange, y Francisco Franco Bahamonde, ése que decían las pesetas que era Caudillo de España por la Gracia de Dios, maldita la gracia. Una losa de tres toneladas yace encima del cadáver del tirano, por si acaso despierta y quiere salir a tomar el fresco.

En la obra trabajaron alrededor de veinte mil presos, en su mayoría presos políticos, que se abrieron camino por la montaña a pico y pala. ¿Cuántos murieron? Según unos, apenas catorce; según otros, miles. No se sabe a ciencia cierta, pero catorce... Me da que no. En todo caso, las condiciones de trabajo fueron miserables. Oficialmente, redimían dos años de pena por un año de trabajo. Cuentan que se llegó a este sistema por la saturación de las cárceles españolas en los años cuarenta, llenas a rebosar de enemigos del Régimen.

El lugar es visitado con asiduidad por franquistas, falangistas y otros bichos de semejante ralea, pero cada vez más por descendientes de los que padecieron en la obra o yacen presumiblemente en la cripta. La Ley de la Memoria Histórica pretende despolitizar el monumento y reservarlo para un uso estrictamente religioso. En ésas estamos: ¿cómo se despolitiza una cosa tan grande (y tan notoriamente nacional-católica)? Váyanse a saber.

De todos modos, la polémica está servida. Desde el búnker (ah, hace cuánto tiempo que no escuchaba esta palabra...) se dice que el Valle de los Caídos, ni tocarlo, y que hacer de una iglesia un museo de rojos... Vamos, hasta ahí podíamos llegar. Porque hay quien propone hacer de la basílica un museo de los horrores de la Guerra Civil y el franquismo. Los hay que apelan a la dinamita, directamente. Etcétera. En resumen, que la tenemos liada por ver qué se hace con semejante monumento.

Conste, a modo de paréntesis, que la obra, por muy fascista que sea, por mucha sangre que costara, por muy cabrón que fuera quien la mandó construir, tiene un especial mérito artístico y en su estilo es única. La contribución de escultores y pintores vascos y catalanes es más que notable, y destaca el caso de Juan de Ávalos, un extremeño que había sido militante del PSOE (sic), tuvo que exiliarse por piernas a Portugal y acabó esculpiendo las figuras de los Evangelistas al pie de la Cruz en 1950, pese a la oposición de los escultores franquistas (y socialistas). Sobrecoge el ánimo enfrentarse a tan brutal manifestación artística y católica, desconcierta conocer su origen y su historia.

Cerrado el paréntesis, volviendo a la polémica, se ha dicho (mejor, pensado) en voz alta que podrían sacar los restos de Franco del lugar y dejarlos en el panteón familiar, allá por Galicia. Si sí, si no, si es una proposición firme o un a ver qué pasa... Todos a la greña por menudencias, con la que está cayendo.

Pero yo, aunque nadie me haya pedido una opinión, pienso darla igualmente.

Yo dejaría a Franco donde está. Acordonaría la lápida y pondría una máquina que dijera: «Baile sobre la tumba del Caudillo por 5 euros», por ejemplo, aunque eso obligaría a montar un cristal especial encima de la lápida (es frágil y podría romperse). O colocaría una escupidera encima de la lápida. Un orinal... En fin, ustedes mismos. Pero ya ven que podría sacarse un beneficio de las visitas al valle. Si quieren, por dar cuerda a unos y a otros, podría hacerse a días alternos: lunes, miércoles y viernes, uno se acerca a la tumba para cagarse en sus muertos; martes, jueves y sábado, para añorarlos con toda la parafernalia; o viceversa. El domingo no se trabaja, o se da misa, o qué sé yo, se reserva para los turistas ingleses, que no saben muy bien de qué va todo el asunto.

12 comentarios:

  1. ¿Qué hacemos, entonces, con la tumba de Napoleón? Pues a tirano no le ganó Franco... Chico, ¿qué quieres que te diga? Yo lo dejaría todo como está, con las explicaciones pertinentes

    ResponderEliminar
  2. Mon Dieu! Parbleu! ¡No compares...! (Que me has tocado la fibra sensible.)

    ResponderEliminar
  3. No entiendo que problema esiste de algo que a personas de nuestra edad no llegamos a vivir y solo rozó la dictadura. Aún vivimos cosas buenas y dejo muchas otras .Fué la base de lo que luego ha sido la España actual..Dudo que alguien de mi edad; años 1960, hasta ahora pueda decir que vivió la dictadura.Yo si vivo una dictadura encubierta dentro de lo que llaman democracia.Rodeado de chorizos ,asesinos sin escrupulos, delincuentes ,violadores .Vamos, una jauria impensable en aquellos años.Dejar al difunto en su sitio y que siga descansando en paz.No estamos para tantas jilipolleces , hay si mi abuelo levantara la cabeza.....

    ResponderEliminar
  4. Qué pena, porque chorizos, asesinos sin escrúpulos, delincuentes en general y violadores en particular los hubo antes, los hay ahora y los habrá mañana. Pero el legado de la España franquista, a nivel social, político y cultural, es lamentable y lo seguimos arrastrando. Y aunque nuestra democracia sea imperfecta, no dé para mucho y sea lo que es, es muchísimo mejor y preferible que el gobierno de un tirano. Aunque puedo admitir que discutir ahora mismo sobre dónde dejar los restos del personaje sea marear la perdiz, no discutiré que hizo más mal que bien a nuestros padres, a nuestros abuelos y a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  5. Siento por aquellos la tristeza, de que no entiendan,que lo venido después no es un legado.
    Es la herencia de lo que hicimos después ,aun teniendo en cuenta la imperfección de las personas ;tu mismo lo dices.Tampoco es necesario aguantar a personajes escabrosos ,que a sabiendas de todo lo que ocurre y falta por ver .Una nube negra se cierne en nuestras cabezas y no le importa .no será que le da igual a el Sñor. Zapatero ,donde le entierren a el una vez deshecho el pais.

    ResponderEliminar
  6. Que se saque la momia de Franco de la basílica del Valle de los Caídos y se exhiba en un parque temático creado "ad hoc", que podría denominarse Terra Casposa Park. Seguro que sería un negociazo, al estilo de las iniciativas a las que son tan aficionados los ediles del PP en la comunidad Valenciana.

    ResponderEliminar
  7. Basta ya de meteros con el caudillo, rojos de mierda! Franco es y sera historia de españa y gracias a dios que gano la guerra, sino no se que seria de nosotros...

    ResponderEliminar
  8. Por favor vamos a tener un minimo de respeto a los difuntos todos estan en el mas alla . En el mas aca y puestos a gastar el dinero se podria utilizar como residencia para personas mayores ... Quiza se entretendrian los abuelit@s opinando de politica en lugar de estar todo el dia amodorrados ...Una residencia financiada por el estado seria Guayy y provechosa ..Saludos y porfa un poco de respeto para Rojos Amarillos Azules Verdes . Parezco un parchis pero son tan bonitos los colores......






















    ResponderEliminar
  9. La culpa la tenemos nosotros , los que vivimos actualmente por no mejorar todo lo que esta mal .El pasado pasado está ,
    no caigamos en los mismos errores y miremos hacia adelante no seamos ni tan malos ni tan buenos , quedémonos en un termino medio y vamos a procurar que la vida sea un poco mas bonita ..Saludos de Nefertiti.

    ResponderEliminar
  10. A mí que me gusta la historia y que he podido ver ese lugar como tantos otros no me considero un bicho raro.
    Céntrese en solucionar los verdaderos problemas de este país y no empachar con su verborrea barata haciendo comentarios aburridos y disparando a discreción a todos los que de una forma u otra queremos conocer la historia sin ser parte de ella en aquel momento ni creer estar dentro de uno-a y saber lo que sentimos.
    No creo que como escritor te den ningún premio reconocido.
    Ayuda de otra forma a este país y deja que los muertos descansen en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su interés. De todos modos, la pregunta sigue ahí: ¿qué hacemos con el monumento? Bromas aparte, ¿qué hacemos con él?

      En cuanto a los premios literarios reconocidos, estoy de acuerdo con usted. ;)

      Eliminar