El cinismo de la Grossa de Cap d'Any


¿La entrada a una discoteca o un boleto de lotería?

Leído en El País de hoy mismo (aquí). El periodista pregunta: ¿Qué le parece el diseño del boleto que se ha publicado en los medios? El preguntado responde: Me parece una entrada para la fiesta de fin de año en una discoteca playera, con muchas burbujas de cava y de colores.

Hablan del diseño del boleto de la nueva lotería de la Generalidad de Cataluña, que se anuncia como la Grossa de Cap d'Any (el Gordo de Nochevieja). Es el de la fotografía que adjunto. Quien califica de hortera el diseño del boleto de lotería (y razón no le falta, a juicio de quien escribe) es don Xavier Gabriel, el lotero más famoso de España, el que más lotería vende de todos, que resulta que es catalán, de Sort, y propietario de La Bruixa d'Or, un establecimiento de loterías famoso en el mundo entero.

La entrevista deja lugar a pocas dudas. El señor Gabriel piensa que la nueva lotería será un fracaso porque existe demasiada oferta y poca demanda en Cataluña. Mantener esta nueva lotería (con cuatro juegos al año) resultaría carísimo y poco rentable, dice. Uno podrá estar o no estar de acuerdo con lo que dice, pero sabe de qué habla.

Vayamos por partes: El objetivo del Gobierno de los Mejores es ganar dinero. Sacarlo de donde sea. Por eso preocupa que el señor Gabriel ponga en duda el modelo de negocio de esta lotería y hay que añadir que es un hecho que Loteria de Catalunya (privatizada parcialmente) va de mal en peor (desde que se privatizó). En 2008, sólo vendió 68,7 millones de euros entre los ludópatas catalanes; en 2012, 39,9 millones. Es decir, que sólo consiguió 13,3 millones de euros para fines sociales y pagar a sus trabajadores; el resto se fue en premios (se supone). ¿Soportará el mercado una nueva lotería? Loteria de Catalunya ya tiene seis (¡seis!) juegos a disposición del ludópata del Principado.

Todo parece indicar que a los Mejores les da más o menos lo mismo que esta nueva lotería sea o no sea rentable, pues hay quien plantea la Grossa de Cap d'Any como un desafío a las loterías del Estado, o al Estado mismo. No faltan quienes (unos, en serio y otros, en broma) plantean la existencia de este gordo como una de esas estructuras de Estado que el Gobierno de los Mejores levanta como puede en vez de dedicarse a gobernar, que buena falta nos hace.

Los hay que se ríen y se preguntan si la Grossa de Cap d'Any no será como el fantástico juego del Combi 3. Pero también se discute que esta nueva lotería tendría que haber sido discutida en la Ley de Presupuestos de 2013. Es esa ley que el Gobierno de los Mejores no sabe o no quiere elaborar. Que no sepa o no quiera redactarla es, a mi juicio, una solemne estupidez, una irresponsabilidad supina y una broma que saldrá muy cara a todos los catalanes.

Una nota final. El mismo día que el señor don Artur Mas dice que en Cataluña no hay hambre (sic), la nota de prensa de Loteria de Catalunya dice que dedicará la mayor parte de lo recaudado a paliar la malnutrición infantil en el país.

Según don Artur Mas, ninguno de los 50.000 niños catalanes desnutridos pasa hambre.

Se trata de un reclamo publicitario (in)oportuno, pues ha causado pasmo y se habla mucho de la denuncia del Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo catalán) sobre este asunto. El Síndic de Greuges ha denunciado que gracias a los recortes sociales del Gobierno de los Mejores (renta mínima de inserción, becas de comedores escolares, etc.), cincuenta mil niños catalanes están desnutridos. Los datos son de 2011 y pintan peor para 2012 y 2013, pues uno de cada cuatro niños catalanes vivía entonces en situación de riesgo de pobreza y hoy serán más.

Pero ¡tranquilos! ¡Que no pasan hambre! Ya lo ha dicho el jefe, el del tupé. Sólo ocurre que no comen lo suficiente. Y con la nueva lotería ¡verás tú qué bien!

Si esto no es cinismo, que baje Dios y lo vea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada